$20 mil y una camioneta recibió Ekónomo por contactar a JOH con el Cachiro, según testimonio en Corte de Nueva York

Por el año 2014, los hermanos Arnulfo y Luis Valle se encontraban muy molestos porque el presidente Juan Orlando Hernández no les contestaba el teléfono luego de haberle pagado grandes sobornos que lo ayudaron a ganar las elecciones del 2013.

Los líderes del Cartel de los Valle se sentían tan agraviados y traicionados que incluso planearon asesinar a Hernández.

El exlíder del cartel de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, dijo durante el juicio de Juan Antonio «Tony» Hernández que se enteró del complot durante una reunión con los hermanos Valle en El Espíritu, Copán.

«Arnulfo dijo que lo querían matar porque una vez salió presidente no les contestaba el teléfono, después que lo apoyaron en su candidatura», aseguró el exnarco en un tribunal de Nueva York.

Cuando los fiscales le preguntaron si ayudó a los hermanos Valle con su plan, Rivera Maradiaga respondió que no, porque para esa fecha ya estaba colaborando con la DEA, y porque «nunca estuvo en mi mente matar al presidente de mi país».

Rivera Maradiaga también relató que el diputado Reynaldo Ekónomo le informó que el presidente había escuchado rumores de que él y su hermano Javier querían asesinarlo.

Ekónomo se ofreció a ayudarlo a aclarar el asunto, ya que ese día se reuniría con Juan Orlando Hernández.

Según contó Rivera Maradiaga, Ekónomo le dijo que lo llamaría cuando estuviera en la reunión «para que aclarara la situación». A cambio de hacerle ese favor le pidió 20 mil dólares y una camioneta nueva. «Le entregué el dinero y le regalé la camioneta«, dijo Rivera.

Mas tarde Rivera Maradiaga recibió la llamada esperada, no obstante Ekónomo le explicó que pondría el teléfono en altavoz, y que Juan Orlando Hernández solamente escucharía.

Según Rivera, luego de saludar al presidente le dijo: «líder, le estoy llamando para aclarar esos rumores y chismes. No crea lo que le han dicho, porque mi hermano y yo no hemos planeado matarlo».

«Más bien, líder, mi hermano y yo le hemos estado apoyando para ser presidente. En Olanchito con Mílton Puerto. En Yoro con Arnaldo Urbina Soto. En Cortés con Reynaldo Ekónomo. En Atlántida con Carmen Rivera y en Colón con Oscar Nájera«, enumeró Rivera en la llamada telefónica.

Posteriormente Ekónomo le indicó que «el líder» lo había escuchado. Dos días más tarde Rivera Maradiaga habló nuevamente con Ekónomo. «Me dijo que Juan Orlando Hernández estaba complacido y satisfecho por la explicación que le había dado», dijo «El Cachiro» en la Corte.