Después de ser declarado culpable Tony Hernández por narcotráfico, Ana García transfirió bienes por más de 41 millones a Banco Atlántida

Banco Atlántida es una de las principales instituciones financieras con las que el presunto narcotraficante Juan Orlando Hernández y su familia trabajaron durante muchos años.

Las empresas de los Hernández García, que todo indica fueron utilizadas para el blanqueo de capitales, frecuentemente recibían enormes préstamos de dos instituciones bancarias: Ficohsa y Atlántida.

Hay fuertes indicios de que los bancos hondureños han estado utilizando los préstamos como mecanismo para facilitar el lavado de activos provenientes del narcotráfico y otras actividades ilícitas.

El 6 de octubre del 2020 a la 1:00 de la tarde, la entonces primera dama, Ana García Carías, se presentó a la torre 2, piso 14, local 21416 del Edificio Centro Morazán de la ciudad de Tegucipalga, para comparecer ante el notario José Walter Bodden Joya, quien además es secretario de la junta directiva de Banco Atlántida.

Al lugar también se presentó Manuel Enrique Dávila Lázarus, vicepresidente regional de Banca de Empresas Centro Sur de Banco Atlántida.

Ese día, actuando en su condición de gerente general de Inversiones del Río S. de R.L., Ana García transfirió a la mencionada institución bancaria bienes valorados en mas de 41 millones de lempiras.

Un año antes, en octubre del 2019, había sido encontrado culpable por delitos de narcotráfico Juan Antonio ‘Tony’ Hernández, cuñado de Ana García y hermano de Juan Orlando Hernández.

Tony fue condenado a cadena perpetua en marzo del 2021, cinco meses después de que Ana García realizó la millonaria transferencia.

Cabe señalar que ‘Tony’ Hernández fue socio de Inversiones del Río, pero fue sacado de la sociedad en 2017, cuando ya enfrentaba señalamientos por narcotráfico y un año antes de ser capturado por la justicia de Estados Unidos.

Ana García traspasó en «dación de pago» a favor de Banco Atlántida la hacienda Altamira de Cayo Blanco en el sitio de San Francisco del Corral y San Felipe, propiedad con un valor de 41, 220,000 lempiras, que era parte de la empresa Inversiones del Río.

Juan Orlando Hernández junto a Guillermo Bueso Anduray, presidente ejecutivo de Banco Atlántida

Según la escritura pública de la multimillonaria transacción, Inversiones del Río tenía una deuda por concepto de hipoteca con Banco Atlántida, que ascendía a 97 millones 60,225 lempiras.

Sin embargo, la primera hipoteca para la compra del bien inmueble fue de L 36.3 millones en 2017 y no se encontró ningún documento sobre la supuesta deuda de 97,060,225 lempiras.

De acuerdo a una investigación de Criterio.hn, cuando ‘Tony’ Hernández aún era socio de la empresa Inversiones del Río, esta adquirió, en 2016, la hacienda de El Higuerito, pero el Ministerio Público nunca confiscó los bienes a favor de esta sociedad de la exfamilia presidencial.