Honduras, entre los 10 peores países para los trabajadores en el mundo

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) está ejerciendo una férrea oposición a una iniciativa presentada por el diputado Juan Barahona del Partido Libre, con la cual se busca cumplir una de las promesas de campaña de la presidenta Xiomara Castro: la derogación de la Ley de Empleo por Hora.

Dicha ley, que permite a los empresarios contratar personal bajo la modalidad de trabajo por horas o medias jornadas, es solo uno de los beneficios concedidos por la pasada administración de Juan Orlando Hernández a los grandes grupos empresariales del país.

Los trabajadores contratados bajo dicha ley no tienen garantizada una estabilidad laboral, pues solo se permiten dos modalidades de contrato: por tiempo limitado y por obra o servicios determinados. El texto de la ley dice claramente que «el empleado solo está protegido del despido injustificado dentro del término de duración del contrato» .

«Si derogan la Ley hay que preguntarle al diputado Juan Barahona dónde le va dar trabajo a las personas»

Juan Carlos Sikaffy, presidente del COHEP

Los contratistas pagan a sus empleados una compensación equivalente al 4% sobre el salario base convenido, valor que equivale al pago de auxilio de cesantía, derecho al cual no gozan los trabajadores acogidos a dicho régimen.

«Escuchamos con suma preocupación la propuesta en el Congreso Nacional de parte de dos diputados, es preocupante que se vaya a aprobar un decreto que vaya a dejar en la calle a 699,414 personas que están bajo este régimen»

Armando Urtecho, director ejecutivo del Cohep

La Ley de Empleo por Hora se ha convertido en una efectiva herramienta de explotación para muchos empresarios del país, quienes pagan salarios inferiores a los estipulados en la ley y obligan a sus empleados a trabajar jornadas más largas a las convenidas en el contrato, sin pagar horas extras.

Los trabajadores se ven obligados a aceptar esos abusos debido a que están expuestos a que sus contratos no sean renovados y perder sus empleos en cualquier momento, sin recibir ninguna compensación laboral.

Honduras, entre los 10 peores países del mundo para los trabajadores:

El más reciente informe del Índice Global de los Derechos 2021 de la Confederación Sindical Internacional (CSI) ubicó a Honduras entre los 10 peores países para los trabajadores en el planeta Tierra.

La vergonzosa lista enumera a los países donde los gobiernos y las empresas no respetan los derechos de la clase trabajadora.

Los trabajadores y líderes sindicales en estos países enfrentan legislación regresiva, vigilancia gubernamental, despidos masivos, represión de huelgas y desarticulación de sindicatos, así como arrestos arbitrarios, enjuiciamientos y encarcelamientos, amenazas de muerte y asesinatos.

En el año 2021, los 10 peores países han sido: Bangladesh, Bielorrusia, Brasil, Colombia, Egipto, Filipinas, Honduras, Myanmar, Turquía y Zimbabwe.