Médico hace grave denuncia contra farmacia propiedad del fundador de ZEDE Morazán

El conocido médico hondureño Fredy Portillo, hizo una grave denuncia en contra de una conocida cadena de farmacias con presencia en todo el territorio nacional, por supuestamente vender medicamentos inservibles e inclusive perjudiciales a sus clientes.

Se trata de Farmacias del Ahorro, propiedad del empresario italiano Massimo Mazzone, quien además es fundador de la ZEDE Morazán y otro proyecto similar que se está desarrollando en la isla de Guanaja.

Mazzone es fundador y presidente de Centroamerican Consulting and Capital (CCC), un conglomerado dedicado a varios sectores de la industria como ser: farmacia, venta de productos de consumo, agricultura y clínicas de atención al público. Farmacias del Ahorro es la principal empresa de ese conglomerado y la cual le ayudó a amasar una gran fortuna al empresario italiano.

En un video difundido en redes sociales, el doctor Portillo califica en reiteradas ocasiones a los medicamentos que vende esa farmacia como «basura«.

«Lo que están haciendo es matar a la gente. Uno les da la receta a los pacientes y ellos lo que hacen es darles lo que se les antoja», dijo el doctor.

Enseguida mostró una serie de exámenes de un paciente cuyos problemas médicos supuestamente empeoraron luego de tomar medicamentos que le vendieron en Farmacias del Ahorro.

«El paciente fue a una farmacia y lo que le vendieron fue basura. Él me enseñó el medicamento que compró en Farmacias del Ahorro», relató el profesional de la medicina.

«Él perfectamente puede poner una denuncia contra esa farmacia, porque lo que le han vendido es harina, eso no sirve y en vez de que el paciente mejore, empeora», agregó.

«Si en un principio el paciente es hipertenso y luego le venden basura en la farmacia, entonces se va a hacer cardiópata y de esa manera es que están matando a la gente», manifestó el médico.

El doctor calificó esa situación como «horrible», ya que no hay mucho que los médicos puedan hacer, excepto denunciar. «Uno como médico se siente impotente. Yo a mis pacientes les doy las recetas con un nombre y en la farmacia les dicen que de ese medicamento no hay, pero que le van a vender otro, y le venden basura», reiteró el médico.