Médicos denuncian que Farmacias del Ahorro estafa y atenta contra la salud de hondureños

El doctor Juan Carlos Canales, reconocido especialista en endocrinología hondureño que desarrolla sus labores en Choluteca, en la zona sur del país, hizo una grave denuncia en contra de Farmacias del Ahorro.

Cabe señalar que Farmacias del Ahorro es propiedad del empresario italiano Massimo Mazzone, quien además es fundador de la ZEDE Morazán y otro proyecto similar que se está desarrollando en la isla de Guanaja, llamado Guanaja Hills.

Mazzone es fundador y presidente de Centroamerican Consulting and Capital (CCC), un conglomerado dedicado a varios sectores de la industria como ser: farmacia, venta de productos de consumo, agricultura y clínicas de atención al público. Farmacias del Ahorro es la principal empresa de ese conglomerado y la cual le ayudó a amasar una gran fortuna al empresario italiano.

Según el doctor Canales, la cadena de farmacias que tiene sucursales por todo el país estaría incurriendo en estafa y a la vez poniendo en grave riesgo la salud de los hondureños que adquieren sus medicamentos ahí.

El galeno relató concretamente en su denuncia el caso de una paciente con problemas en la tiroides a la cual él le recetó un medicamento llamado Synthroid, cuyo componente es la levotiroxina.

No obstante cuando la paciente acudió a una sucursal de Farmacias del Ahorro le vendieron otra marca de medicamento, la cual el doctor asegura que «es harina» .

Massimo Mazzone, propietario de Farmacias del Ahorro

«Yo puse en letras grandes(en la receta) ‘no cambiar el medicamento» , explicó el doctor. «Cualquier cambio de este medicamento lo que acarrea es que el paciente pierde su tiempo tomándose un medicamento» que no le va a funcionar.

A la paciente «le dieron la levotiroxina pero de la marca Adiuvo. Esta papada no tiene ningún sustento científico. No sirve» , sostuvo el experto.

Enseguida el doctor Canales mostró resultados de exámenes practicados a la paciente, mostrando que sus problemas de salud empeoraron durante el período de un mes que tomó el medicamento. «Ahora está descontrolada«, aseguró.

«Yo le receté a la paciente el medicamento original y Farmacias del Ahorro le vendió harina. Yo les sugiero a los pacientes de todos los colegas a nivel nacional que no compren fármacos de la marca Adiuvo porque no hay evidencia científica de que le sirvan a la gente» , advirtió.

«Así pasa con otros medicamentos, para el colesterol, triglicéridos o diabetes, que uno receta el original y ellos le venden al paciente lo que les da la gana» , prosiguió el médico.

Por último el galeno advirtió a Farmacias del Ahorro: «Ustedes no están autorizados para cambiarle el medicamento a ningún médico, porque ustedes no son quienes miran a los pacientes ni le regalan el dinero a la gente. Respeten a los pacientes y respétennos a nosotros como médicos» .

No es la primera denuncia…

Recientemente otro conocido médico hondureño, el Dr. Fredy Portillo, denunció a Farmacias del Ahorro por supuestamente vender medicamentos inservibles e inclusive perjudiciales a los hondureños.

En sus declaraciones el doctor Portillo calificó en reiteradas ocasiones a los medicamentos que vende esa farmacia como «basura» .

«Lo que están haciendo es matar a la gente. Uno les da la receta a los pacientes y ellos lo que hacen es darles lo que se les antoja» , dijo el doctor.

Enseguida el doctor Portillo mostró una serie de exámenes de un paciente cuyos problemas médicos empeoraron luego de tomar medicamentos que le vendieron en Farmacias del Ahorro.

«El paciente fue a una farmacia y lo que le vendieron fue basura. Él me enseñó el medicamento que compró en Farmacias del Ahorro» , relató el profesional de la medicina.

«Él perfectamente puede poner una denuncia contra esa farmacia, porque lo que le han vendido es harina, eso no sirve y en vez de que el paciente mejore, empeora» , agregó.

«Si en un principio el paciente es hipertenso y luego le venden basura en la farmacia, entonces se va a hacer cardiópata y de esa manera es que están matando a la gente» , manifestó el médico.

El doctor calificó esa situación como «horrible«, ya que no hay mucho que los médicos puedan hacer, excepto denunciar. «Uno como médico se siente impotente. Yo a mis pacientes les doy las recetas con un nombre y en la farmacia les dicen que de ese medicamento no hay, pero que le van a vender otro, y le venden basura» , reiteró el médico.