Pastor señala a Ana García de blasfemar contra Dios con «descabellado» ‘decreto profético’

El reverendo Mario Fumero, fundador del Proyecto Victoria, reaccionó tras la publicación del «Decreto Profético No 001-2022» , por parte de Ana García Carías, a favor de su esposo, el extraditable Juan Orlando Hernández.

Este 19 de marzo, la exprimera dama hondureña sorprendió con la publicación de un documento religioso de 3 páginas, conformado por 4 considerandos y 14 artículos, para «interceder» por el exmandatario.

En el documento, Ana de Hernández y su familia decretan «una plegaria de misericordia a favor y en defensa de Juan Orlando Hernández», pero también «prohiben» «toda represalia, acusación y ataque contrario, por parte de los adversarios de las tinieblas» .

Además indica el escrito que deben ser asignados «los ángeles de mayor rango» para proteger a la familia Hernández y que dicho «decreto celestial» es de «ejecución inmediata».

En ese sentido el pastor Mario Fumero, en una entrevista para Radio Globo, calificó como algo «descabellado» y un completo «disparate» el mencionado «decreto» . Además señaló que esa acción puede considerarse como una blasfemia.

Indicó que Ana de Hernández está siendo mal asesorada y que «algunos pastores han manipulado las escrituras para tomarse atribuciones que no son coherentes con las doctrinas cristianas» .

«Nadie tiene derecho a mandarle a un soberano lo que tiene que hacer. Uno de los puntos doctrinales más importantes de la teología cristiana es que Dios es soberano…Nosotros no somos reyes, somos siervos de Jesucristo» , sentenció Fumero.

«Doña Ana tiene el derecho de defender a su marido y los tribunales son los que tienen que definir la culpabilidad o la inocencia, pero, meter a Dios en asuntos terrenales, tomar el nombre de Dios en vano, ordenándole que haga lo que incumbe a los hombres, yo creo que es una aberración teológica y puede considerarse como una blasfemia»

Mario Fumero

«Nadie puede atribuirse el derecho de ordenarle a un ser supremo lo que tiene que hacer… yo nunca he escuchado algo más descabellado que eso» , insistió el líder religioso.

Además aseguró que todos los textos bíblicos utilizados en ese «decreto» están sacados de contexto. «A Dios nadie le manda o le ordena, simplemente le suplica, le pide e intercede. Para mí ese ‘decreto’ sinceramente está fuera de orden y es una de las imprudencias teológicas modernas» , indicó.