Primo hermano de jefe de la MS-13 era Guardia de Honor Presidencial de JOH y su familia, revelaron excomisionados de la Policía

Un primo hermano del jefe de la mara MS-13 se desempeñó como Guardia de Honor Presidencial de Juan Orlando Hernández y su familia durante varios años, según investigaciones de dos excomisionados de la Policía Nacional.

Se trata del mayor de caballería Eduin Iván Archaga Carías, un hombre muy cercano a la ex pareja presidencial que incluso viajó con ellos en el pasado mes de noviembre a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, llevada a cabo en Glasgow, Escocia.

Según las investigaciones, este militar es primo hermano del líder de la MS-13 en Honduras, Yulan Andony Archaga Carías, también conocido como «Alexander Mendoza» o «Porky», quien el 3 de noviembre del 2021 fue acusado en el Tribunal Federal de Manhattan por delitos de crimen organizado, tráfico de estupefacientes y armas de fuego.

Eduin Iván Archaga Carías custodiando a JOH durante un evento público

«El Porky» fue incluido en la lista de los diez fugitivos más buscados del FBI, la lista de fugitivos más buscados de la DEA y la lista de fugitivos más buscados de HSI.

Yulan, jefe de la MS-13, nació en Talanga el 13 de febrero de 1982, su número de identidad es 0824-1982-00097 y sus padres son Arnulfo Archaga Díaz y Teresa de Jesús Carías Martel.

Mientras tanto su primo hermano Eduin, miembro de la seguridad del presidente, nació en Talanga el 11 de mayo de 1979, con número de cédula 0824-1979-00292, y es hijo de José Daniel Archaga Meza y María Briselda Carías Martel.

Es decir que Yulan y Eduin son hijos de dos hermanas.

Recientemente los exjerarcas de la Policía Nacional, Ricardo Ramírez del Cid y Henry Osorto Canales, aseguraron que la mara MS-13 ha tenido presencia en Casa Presidencial, donde operaba un escuadrón de sicarios de esa organización criminal, el cual estaba dirigido por el mayor Eduin Iván Archaga Carías y recibía instrucciones directamente de Juan Orlando Hernández.

Según los exjefes policiales, personas dirigidas desde casa de gobierno estaban involucradas directamente en robo de vehículos, extorsiones, asesinatos selectivos, masacres, distribución de drogas y otros delitos conexos.