Señalan internacionalmente a Chinchilla como uno de los 3 fiscales que estarían protegiendo el crimen y la corrupción en Centroamérica

En un reciente artículo del reconocido medio internacional Infobae, el fiscal general de Honduras, Oscar Fernando Chinchilla, es señalado como uno de los tres fiscales que estarían protegiendo el crimen y la corrupción en Centroamérica, junto a sus homólogos de Guatemala y El Salvador.

En el trabajo periodístico publicado este 27 de febrero, Héctor Silva Ávalos reportó para Infobae que Chinchilla no asistió a la inauguración de la cumbre de fiscales y procuradores 2022 que se llevó a cabo en Antigua Guatemala, debido a que «la situación está muy complicada en Honduras» , según reveló una fuente judicial al periodista.

«A Óscar Chinchilla, el fiscal general de Honduras, su homóloga Consuelo Porras lo invitó a la ciudad colonial guatemalteca, pero el hondureño no pudo llegar: las cosas en su país están demasiado movidas»

Infobae

En el informe del diario con sede en Buenos Aires, Argentina, Óscar Chinchilla es calificado como «un fiel aliado de Juan Orlando Hernández, el expresidente arrestado por cargos de narcotráfico y quien espera ser extraditado a Estados Unidos» .

El relato destaca además que Chinchilla fue reelegido en junio de 2018 con un procedimiento que recibió críticas por saltarse requisitos de ley.

«Pero Chinchilla era, sin duda, el hombre que JOH necesitaba, sobre todo en momentos en que crecían las sospechas de que el presidente era parte activa de una empresa de narcotráfico que involucraba a todo el estado hondureño»

Infobae

Asimismo el informe del medio internacional menciona que el fiscal general de Honduras «ha ido apagando casos de corrupción que involucran a diputados y funcionarios cercanos a Juan Orlando Hernández» .

Otro tema tocado en el trabajo de Héctor Silva Ávalos, es la confusa muerte de la jefa regional de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) del Ministerio Público en el departamento de Copán, Sherill Yubissa Hernández Mancía.

Esa muerte «encendió alarmas sobre algo de lo que ya se hablaba en el Ministerio Público de Honduras: de que una unidad élite de la fiscalía toleraba e incluso estaba activamente involucrada en ejecuciones extrajudiciales» , menciona el artículo.

Además refiere que, en ese entonces, «el jefe de la ATIC, un hombre cercano a Chinchilla, fue señalado por alterar la escena del crimen y hacer aparecer como suicidio el homicidio de Hernández Mancía» .

«El asesinato de Hernández Mancía destapó otra sospecha entre algunos fiscales del Ministerio Público y, sobre todo, entre sus forenses: que en la ATIC funcionaba un grupo de sicarios. El fiscal general Chinchilla, sin embargo, nunca investigó»

Infobae